miércoles, 24 de junio de 2015

Insight



Y mirando una pequeña abeja alimentándose de una flor, dejé, al fin, caer esa lágrima que segundos antes retenía, mientras sentía que una sonrisa invadía mi rostro... Acababa de volver a comprender, una vez más, la complejidad de la Vida y la maravilla que suponía su existencia... No es algo de lo que pueda cansarme...


27 de abril del 2015