martes, 3 de enero de 2017

Sometimes goodbye is the only way

¿Querés morir amor? Sé que eso te libraría del otro destino. Condenaría a otro y tendría que lidiar con eso. Es muy probable que sea lo más difícil a lo que me haya enfrentado hasta ahora, pero mi camino siempre aumenta la dificultad al ir avanzando, tanto que parece que no avanzo, y hasta que retrocedo. Estoy asustada, sí, y mucho, pero esta vez el terror no me va a dejar quieta. Podes desaparecer, dejar de existir, y alguien más tomaría tu lugar. Ya no sufrirías, ya nada podría lastimarte. Y serias libre de tu condena. De tus condenas. Me duele de solo pensar en esto. No solo por perder a alguien más. Sino a vos en especial. Me mostraste mucho, conozco mucho más acerca del amor gracias a vos. Si decidís irte, me gustaría que supieras cuanto te agradezco. Te extrañaría cada día de mi vida, y con vos se iría gran parte de mí. Ahora deseo nunca haber empezado a hablarte de esto. Deseo implorarte que no te vayas, que te quedes conmigo como planeamos, hasta que todo se termine. ¿Por qué? ¿Por qué tendrías que irte si tenemos tanto por hacer, si nos amamos tanto? Pero se la respuesta a esa pregunta. Te estamos corrompiendo, te estamos confundiendo, te estamos rompiendo de a poco sin tener la intención. Sos demasiado bueno para nosotros. Probablemente no resista después de eso, pero no importa, no soportaría romperte. Perdón por no poder ser lo que mereces.